.. Y me ahogue en tus cadenas, que me mantenían segura pero obstruían mi vista. Y ese olor a ilegal que soplaba de tus labios y me envenenaba deliciosamente. 







No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada